La evangelización y el papel de la Iglesia Católica

Según el mismo Hernán Cortés, la razón principal de la conquista era la implantación de la fé cristiana entre los indígenas, por lo ques solicitó el envío de frailes a las nuevas tierras conquistadas. En 1524 llegó al la Nueva España un grupo de doce frailes franciscanos y poco después arribarón dominicos y agustinos. En 1540 ya había un centenar de misioneros diseminados por todos los territorios conquistados. Por otro lado se fundarón las diócesis de Tlaxcala, México, Michoacan y Oaxaca. Cada fraile, al llegar, se imponia dos tareas: aprender una o varias lenguas indígenas y conocer las costumbres relacionadas con el culto de los antiguos dioses. La misión principal de los misioneros fue el imponer la fe cristiana entre los naturales mediante la prédica, la preparación de catequistas, la redacción de doctrinas o catecismo y la imposición de sacramentos como el bautizo y el matrimonio. Su obra no se detuvo ahí: congregaron al los indígenas en nuevas poblaciones, levantarón conventos, capillas e iglesias, construyeron caminos, puentes y acueductos, construyeron hospitales y escuelas donde se enseñaban diversos oficios, defendieron a los nuevos cristianos del abuso de los enconmenderos y registraron las costumbres e historia de los antiguos pueblos indígenas. pero para alcanzar sus propósito también construyeron imágenes y libros indígenas, y persiguieron a aquellos que seguian practicando el culto a los antiguos dioses. La labor envagelizadora de los frailes fue llevada a cabo con mucho entusiasmo; muchos murieron por el agotamiento y la vida austera que llevaban. En poco mas de 40 años habían cmbiado la mentalidad de millones de indígenas, quienes convertidos al cristianismo crearon la mayor nación católica de su tiempo.

La “misión” era una práctica y una institución por la Iglesia católica desde siglos antes, que consistía en establecer una pequeña comunidad de cristianos en un país de no creyentes, con objeto de predicar el Evangelio y que los habitantes aceptaran el catolicismo. En la Nueva España se usó como medio de evangelización y de dominación de los indios seminómadas; los religiosos franciscanos la habían ensayado a mediados del siglo XVI entre los chichimecas, nombre que daban los españoles a los indios seminómadas que habitaban al norte de Mesoamérica. El trabajo de los frailes fue eficaz y en menos de 50 años habían logrado reducir a la obediencia al gobierno español a los chichimecas que habitaban vastos territorios en los actuales estados de Querétaro, Guanajuato, Aguascalientes y Zacatecas. Tan eficiente resultó el método misional que el gobierno español lo empleó, y casi siempre con éxito, durante toda la época colonial en la mayor parte de las provincias de la frontera norte de la Nueva España.

PRINCIPALES EVANGELIZADORES:

Fray Pedro de Gante: Religioso flamenco que permaneció en la Nueva España casi cincuenta años como evangelizador y educador. Fundador de varias escuelas para indígenas.

Fray Martín de Valencia: Fue cabeza de los primeros franciscanos y superior de la provincia franciscana de San Gabriel.

Fray Bernardino de Sahagún: llega en 1529 ala Nueva España. Elaborará el proyecto de los doce libros que hoy se conocen como Historia General de las cosas de la Nueva España.

Toribio de Benavente: se llamó a sí mismo “Motolinía” por haber sido la primera palabra náhuatl que aprendió y cuyo significado: pobre, doliente, humillado, se identificaba con su propia orden religiosa, nació en Benavente (Zamora, España) a finales del siglo XV, y murió en México, después de haber desarrollado una inmensa labor evangelizadora. Fue uno de “los doce apóstoles de México”.

Vasco de Quiroga: oidor y obispo de Michoacán, llega a la Nueva España en 1532 por mandato del rey Carlos V en calidad de oidor de la Segunda Audiencia. Fue tan apreciado su trabajo bnefactor con los purépechas, que hasta hoy es llamado “Tata Vasco”.

Fray Juan de Zumárraga: franciscano, primer arzobispo de México e inquisidor. A pesar de su gran labor a favor de los indígenas, fue acusado de destruir parte de la cultura indígena llevado por su celo religioso ya que ordenó la quema de códices y la destrucción de cuantiosas deidades y templos indígenas. Se supone que fue ante él que San Juan Diego mostró la tilma de la virgen de Guadalupe, sin embargo no existe mención alguna resepecto a este evento en sus escritos y memorias.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s